Tarde-Noche de un Buen Día

17 Dic

Ayer se realizó la décimo primera edición del Festival Buen Día, como dice su página oficial, este es “un evento cultural de arte independiente contemporáneo que se inició en 1999 y desde entonces se realiza todos los años para que músicos, diseñadores y productores culturales celebren en un encuentro al aire libre junto a 30.000 personas un día de comunicación e intercambio”.

Esta vez el escenario elegido fue el Planetario de la ciudad, que fue rodeado por puestos de indumentaria y accesorios, discos y revistas, y por una multitud de curiosos que se acercaron para comprar y disfrutar de una tarde cultural.

La oferta musical comenzó tempranito con Banda de Turistas, Aldo Benitez, Alfonso el Pintor, Kellies, Klemm y Marianela, pero no llegué a escucharlos.

Cuando me senté sobre la lona y empezamos el pic-nic sonaba Diosque, o Amadeo Pasa, o Coiffeur…la verdad que no lo sé. Las tres bandas pasaron sin que pueda saber cuál era cuál, porque no había escuchado nada de ninguna, y porque a ninguna se le ocurrió presentarse para que los ignotos como yo supiéramos qué estábamos escuchando. En fin, mientras tanto comíamos facturas, algunos tomaban cerveza, yo gaseosa cola, sacábamos fotos del planetario iluminado y nos reíamos de todo.

Después llegó Rosal, que acertadamente optó por presentarse ante el público repetidas veces. Ahí el oído se concentró en lo que pasaba unos metros más adelante, y no bastó con escuchar, dieron ganas de acercarse para ver de dónde salían esos sonidos que me hacían bailar.

Ya apostados entre la multitud espectadora, contagiados por el pop de Rosal que se continuó en compases electrónicos, esperamos la aparición de Juana Molina. A pesar de algunos desperfectos técnicos, este unipersonal tuvo la dosis justa de hipnotismo que se necesitaba para entrar en el clima espiritual y profundo que con sus melodías y su poesía Molina le propuso a un público que supo entender los inconvenientes y aplaudió cada intervención de la artista.

Para salir del clímax, la noche se encaminó por el sendero sónico del pop. Junto a Los Látigos, el festival llegó a uno de sus puntos más altos: se conjugaron la actitud rock star que emanaba la banda, con el delirio y la euforia que se transmitía entre el público, siempre dispuesto a cantar, bailar y hasta tomar el micrófono para ser parte del show.

Llegando al final, me sorprendí gratamente con Rosario Bléfari. En mi ignorancia creía que iba a escuchar canciones amables, una guitarra suave, una voz dulce y letras colmadas de melancolía. En cambio, me encontré con un sonido potente, instrumentos distorsionados y un caudal de voz asombroso, sumado a una actitud desfachatada y atrapante para moverse en el escenario.

Una vez más la música y el diseño tomaron la ciudad y el arte salió a la calle con una propuesta que convoca multitudes y permite la difusión de artistas, marcas y medios que ocupan un circuito alternativo.

Fotos de acá
Sitio del festival acá

Info de las bandas:
Rosal
Juana Molina
Los Látigos
Rosario Bléfari

Anuncios

Una respuesta to “Tarde-Noche de un Buen Día”

  1. Alguien de Perico enero 2, 2008 a 10:55 pm #

    Me hubiera gustado estar en algunos kilometros cerca a la redonda.
    Muchos grupos que solo oí el nombre y no escuché sus temas aún.
    Qué grande Juana Molina, me interesa mucho la música que está haciendo. Una GroZZa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: